Francisco Gómez: “El principal factor para la felicidad en el trabajo es el liderazgo ético”

9 diciembre, 2015

economía de la felicidad liderazgo ético satisfacción laboral Seminario IECO

La última edición del Seminario IECO abordó el tema de la “Economía de la Felicidad” de la mano de uno de los investigadores pioneros en España, Francisco Gómez. La conferencia tuvo lugar el pasado día 3 de diciembre en la Facultat d’Economía de la Universitat de València, y suscitó un animado coloquio con los más de 70 asistentes.

El Profesor Titular de Economía Avanzada de la Universidad de Sevilla Francisco Gómez impartió una nueva edición del Seminario IECO en la Facultat d’Economia. El acto tuvo lugar el día 3 de diciembre en la sala Sánchez Ayuso de la Facultat d’Economia de la Universitat de València y fue organizado por la Cátedra Internacional IECO-UNESCO en Dirección, Gobierno, Confianza y Alteridad. El profesor Gómez es uno de los máximos especialistas de España en Economía Laboral y Economía de la Felicidad.

El seminario fue presidido por Rosa Yagüe, Vicedecana de Participación y Cultura de la Facultat, quien destacó el creciente interés que tiene esta disciplina entre los investigadores. Remontándose a Aristóteles, quien ya reflexionó sobre el problema de la felicidad humana, la profesora Yagüe centró el tema del seminario recordando la llamada paradoja de Easterlin. Este economista cuestionó con una fuerte evidencia la entonces opinión dominante de que a más nivel de ingresos correspondía un mayor nivel de felicidad.

Francisco Gomez - mesa 2

La presentación del ponente corrió a cargo de Manuel Guillén, Profesor Titular de Organización de Empresas de la Universitat de València y Director de la Cátedra IECO-UNESCO. En su intervención, resaltó el hecho singular de que el profesor Gómez había recibido en varias ocasiones el Diploma a la Excelencia Docente de su Facultad. También señaló el compromiso del ponente por proporcionar una formación universitaria sustentada en los valores.

El profesor Francisco Gómez determinó al inicio de su ponencia la ruta para pasar de la infelicidad a la felicidad. Según su opinión, “el modelo ThG constituye el mejor fundamento para alcanzar la felicidad: Trabajo, Humildad y Generosidad”. De acuerdo con este planteamiento elaborado por el profesor Gómez, una persona trabajadora, que conozca sus posibilidades reales y esté pendiente para ayudar a los demás siempre podrá incrementar su nivel de felicidad.

Francisco Gómez - público

Esta idea de conectar trabajo con felicidad fue confirmada por la psicología positiva cuando descubrió el estado psicológico de flujo a finales del siglo pasado. La señal de haber entrado en este estado se manifiesta en la sensación de que el tiempo pasa volando. Y de hecho, este estado de óptima sensación puede darse también al realizar el propio trabajo. El profesor Gómez señaló que el interés académico por analizar la felicidad en los estudios de economía coincidió justamente con el desarrollo de la psicología positiva, y particularmente de los trabajos impulsados por Martin Seligman.

Según el profesor Gómez, para un directivo “un trabajador satisfecho debería ser igual de importante que un cliente satisfecho”. Las medidas de satisfacción laboral, como el clima laboral o la conciliación trabajo-familia, cada vez tienen más relevancia en la literatura académica. Sin embargo, el profesor Gómez recalcó que “el factor decisivo para que haya satisfacción en el puesto de trabajo es el liderazgo ético, o sea, directivos que sepan atender el bien de las personas, sin descuidar los resultados”.

Coloquio Economia Felicidad

Terminó su conferencia insistiendo en dos palabras: sentido y elemento. “Victor Frankl en El hombre en busca de sentido nos enseñó que lo importante no son las circunstancias sino la actitud que tenemos ante esas circunstancias, y Sir Ken Robinson escribió en El elemento que tenemos que encontrar aquello en que somos buenos”. Dando sentido a lo que hacemos y contando con nuestros mejores talentos podemos llegar a ser, como indicó el profesor Gómez, “arquitectos de nuestro propio destino”.