Ginés Marco: “La lealtad en el ámbito político supone apelar a la unidad en los temas esenciales”

26 mayo, 2020

En el libro recientemente publicado titulado “Lealtad”, Ginés Marco, miembro del Consejo Asesor del IECO, desgrana tópicos en torno a la lealtad en las relaciones de la vida cotidiana y en el ámbito político

Y es que la lealtad es un concepto que ha tenido siempre  una gran notoriedad, tanto en la filosofía práctica contemporánea – ética y la filosofía política- como en el debate público de nuestro tiempo.

¿Por qué un libro sobre la lealtad?

En realidad para ser sincero he de decir que he tenido una motivación “dirigida”, porque fue D. José Sanmartín, Catedrático de Filosofía de la Ciencia de la Universidad de Valencia quien me sugirió que me adentrase en esta temática y luego, a fuerza de familiarizarme con el concepto, puedo asegurar que lo he hecho mío. Tampoco me ha resultado muy difícil porque en estos últimos meses las apelaciones a la lealtad han sido constantes en todo el espectro político-parlamentario y, por consiguiente, en todos aquellos canales que contribuyen a crear opinión pública.

En el libro afirmas que el significado de lealtad no es unívoco, sino que tiene matices según el ámbito desde el que se invoque. Dejando a un lado los matices diferenciadores, ¿cuáles serían los aspectos que, a tu juicio, podrían ser comunes para la mayoría de las personas y ámbitos?

La lealtad, como bien te haces eco, se expresa de múltiples maneras. Me atrevería a afirmar que llega a expresarse de tantas maneras que por momentos conviene que nos paremos a pensar en torno a qué es lo que estamos queriendo decir cuando hablamos de lealtad. Pues bien, aun con el riesgo de pecar de esquemático te diré que la lealtad es una cualidad que consistiría en la adhesión deliberada, y en gran medida afectiva, por parte de una persona a los postulados que esgrime otra persona a la que se concibe como referente. En un sentido análogo se podría proyectar -eso sí, de un modo todavía más matizado- respecto al credo corporativo de una institución. Hablaríamos, por tanto, de una lealtad interpersonal y de una lealtad institucional.

¿En las relaciones interpersonales qué impacto tiene hoy en día ser leal?

Son muchas las repercusiones que tendría un comportamiento leal en el ámbito interpersonal. La principal de todas: una cierta predecibilidad generadora de confianza. Si una persona me es leal, mi relación con ella me proporciona estabilidad. Si la deslealtad se asoma en el horizonte, mi reacción podrá traducirse en alejamiento para evitar un daño que pudiera no estar solo en mi imaginación.

En estos tiempos de cambio y replanteamiento de actitudes y de comportamientos provocados por la pandemia del coronavirus ¿qué relevancia o qué consecuencias prácticas puede tener actuar conforme a esta virtud a nivel institucional?

Cualquier repercusión de ejercitar la lealtad en el ámbito institucional supondrá apelar a una cualidad especialmente necesaria en el momento presente: la unidad en lo que podríamos denominar “temas esenciales”, por situarse en los contornos del bien común. Por cierto, no conviene confundir en este caso “unidad” con “uniformidad”, esto es, con sumisión ciega. La unidad bien entendida presupone elevadas dosis de responsabilidad en todos los que componen  una institución (esto es, de los que gobiernan ahora y de los que aspiran a gobernar en el futuro) y, a su vez, exigirá en paralelo una eficaz, eficiente y ética rendición de cuentas por parte del sujeto (persona física o jurídica) acreedor de lealtad. 

Enlaces relacionados
Noticias relacionadas